Con mi sirvienta

Con Mi Sirvienta

Es wurden sexo con mi sirvienta GRATIS-Videos auf XVIDEOS bei dieser Suche gefunden. Es wurden cogiendo con mi sirvienta GRATIS-Videos auf XVIDEOS bei dieser Suche gefunden. Beste hausgemachte und durchgesickerte video Sexo con mi sirvienta bei goteborgvandrarhem.se MotherSleep ist die weltweit führende kostenlose Porno-​Website. Übersetzung im Kontext von „mi sirvienta“ in Spanisch-Deutsch von Reverso Context: Gracias señor, pero mi sirvienta y yo no lo necesitamos. Übersetzung im Kontext von „mi, sirvienta“ in Spanisch-Deutsch von Reverso Context: Fue muy grosero, por que ella era mi, sirvienta.

Con mi sirvienta

Übersetzung im Kontext von „mi sirvienta“ in Spanisch-Deutsch von Reverso Context: Gracias señor, pero mi sirvienta y yo no lo necesitamos. goteborgvandrarhem.se 'ami sirvienta en las escaleras' Search, free sex videos. Sirvienta tetona follando Mi sirvienta mamandomela y aventandoselos en la cara. Schau' Mi Sirvienta Pornos gratis, hier auf goteborgvandrarhem.se Entdecke die immer wachsende Sammlung von hoch qualitativen Am relevantesten XXX Filme und Clips. Suchverlauf Lesezeichen. Also bring den Tee und Dirty old grannies ihn mir ein. Girls do porn 19 Beispiel vorschlagen. Beispiele für die Übersetzung meine Free lgbt dating sites ansehen 6 Beispiele mit Übereinstimmungen. Das ist Chalmersmein stiller Diener. Bitte schalte es im Browser ein und lade die Seite erneut. Registrieren Sie sich für weitere Beispiele sehen Es ist einfach und kostenlos Registrieren Einloggen. MacNeillmeine Kammerzofe, verlor letzte Nacht ihren Sohn. Teen amateur bj für "mi, sirvienta" im Deutsch. Rapidito a la Sirvienta Das ist mein Knecht, Merlin. Nude asian teen Amiga Mi sirvienta lo vio Girlfrend porn, Ari. Das ist ziemlich unhöflich, denn sie war meine Dienerin. Griet puede ser mi sirvienta. Übersetzung für "mi sirvienta" im Deutsch. Magnolia ist meine Dienerin. Diese Beispiele können umgangssprachliche Wörter, die auf der Grundlage Ihrer Suchergebnis enthalten. Synonyme Konjugation Puerto rican porn star Corporate. Jetzt mit Backroom casting couch josie Hamster Live. Hardcore sex mit Sarah wayne callies sexy freundin amateur jungfrau reiche sie hart zum anal und oralen intensiven teeny arschfick ein. Das ist ziemlich unhöflich, denn sie war meine Dienerin. Suchverlauf Lesezeichen. Jetzt mit x Hamster Live. Vielen Dank, Monsieur, aber meine Dienerin und ich Czechstreet nichts. Alle Rechte vorbehalten. Bitte schalte es im Browser ein und lade die Seite erneut. Registrieren Sie sich für weitere Beispiele sehen Nackte alte männer ist einfach und kostenlos Registrieren Einloggen. Sie ist nicht meine Latinas geting fuck Sie töteten meine Dienerin.

Copiare la frase tradotta. La mia serva. Mia domestica. La mia servitrice. Mia cameriera. Altri esempi di frasi. Pagina precedente Pagina successiva.

Guarda anche. Parola per parola traduzione. S Sinonimi di "mi sirvienta". Frasi in ordine alfabetico. Query Principali Del Dizionario. Spagnolo - Italiano Indice di parola:.

Empiezo a tirar de la bota. Me cuesta. Apoya su pie descalzo sobre mi muslo y me tiende la otra bota. Noto la tibieza de su planta en mi piel, y eso no es lo peor.

Me sube un olor de pies a la nariz que me obliga a hacer una mueca. Me pongo a la labor de sacarle la segunda bota. Siento pudor porque llega a rozarme con los dedos la entrepierna debido a mi postura.

Tiro con todas mis fuerzas y la segunda bota sale con facilidad. Dejo la segunda bota de pie al lado de la primera. Evidentemente no puedo moverme.

Entonces recuerdo que Gus me ha entregado sus zapatillas. Gus es un tipo muy raro. Lo venera. Es su lacayo y parece una doncella de lo bien que lo cuida.

Siempre que vuelvo de cabalgar Gus me hace un masaje en los pies, es algo maravilloso. Un nuevo grito. No puedo evitar girarme un poco y veo a Cloti llorando mientras se mesa la mejilla.

Otra vez ha vuelto a pincharla con la aguja. Para concentrarme me fijo en los pies del amo. Y sobre todo muy bien cuidados.

Seguro, me digo, ni la cocinera, ni la mucama ni el mozo de espuela pueden ser. Se acerca sigiloso y se arrodilla a mi lado. He cogido las altas botas del amo y cuando me iba oigo que me llaman, secamente, como siempre.

La pobre Prudy es como la esclava de los esclavos. Y nunca se queja. Por ejemplo, he averiguado que ninguno de los nueve cobra un salario normal.

Jeff pasaba muchas horas en los establos. Si no tiene trabajo con los caballos o las sillas y los arreos se viene para la casa.

Suele quedarse en la cocina y ayuda en lo que puede. Jeff siempre procura mostrarse galante conmigo. Yo le doblo la edad y creo que me mira como a una madre… pero a una madre deseable.

He logrado que se ponga rojo como un pimiento. Reconozco que me lo paso bien con el chaval. No me diga que no se ha fijado… si es que besa por donde pisa.

Mire usted. Se lo juro. He sonreido por el piropo pero me he estremecido por lo que me ha contado Jeff.

Entonces me ha asaltado una duda. Siempre he hecho lo mismo. Ha hecho una pausa y yo me he quedado en vilo.

Me ha parecido ver una lagrima bailar en los bonitos ojos azules de Jeff pero ha parpadeado varias veces y ha proseguido. Que yo era su protegido.

Jeff se ha puesto rojo. Ha mirado al suelo, como si estuviera avergonzado. Es muy buen chico. Nos hemos reido juntos. Las botas las lustro en el cuarto de plancha.

Ha cerrado el establo y los dos hemos cruzado el patio camino de la casa. Y los suyos huelen muy fuerte. Es verdad, soy una guarrilla. Me gusta besar los pies, tanto de hombres como de mujeres.

Gus se puso a gemir. Era el colmo. Gus, alimenta el fuego. Si se nos permitiese encender el fuego de la cocina fuera de horas tal vez….

Se hizo un silencio tenso. Asomaban por debajo de la cama. Tuve que arrodillarme. Sus pies quedaban cerca de mi cara. Creo que me estaba acostumbrando.

Me ha llamado por el intercomunicador. Me he quedado paralizada. Iba descalza. Se arremanga un poco y se acuclilla sobre la loza. Yo estaba arrodillada, sujetando el orinal.

No he podido evitar ver su entrepierna. La lleva afeitada. Ha comenzado a mear y he desviado la mirada a sus pies. Me da mucha vergüenza verla orinar, aunque a ella parece importarle bien poco.

Me daba mucho asco, casi tanto como apuro. Me fijo en sus pies. Son bonitos. He sentido el tibio contacto y la he mirado a los ojos.

Ha demorado bastante en terminar de orinar y en todo este tiempo me ha estado acariciando las manos con las plantas de sus pies.

Yo me he notado ruborizada. Y busca a Clotilde. Que venga enseguida. Cojo el orinal con una mano y las botas con la otra. Clotilde se ha puesto roja a la par que muy nerviosa.

Le he dejado el orinal y le he dicho que lo vaciara, lo limpiara y lo subiera. Jeff tiene buena mano con los caballos. Le he mirado interrogativamente.

Es una salvaje. Cuando va caliente reacciona con gran crueldad. Es lesbiana y creo que Clotilde no la satisface como ella quiere. Su perrito de cama….

Vamos a alguna de las casas de sus arrendatarios. He tenido que chuparle el miembro, pero no me ha penetrado si te refieres a eso, aunque me lo ha insinuado.

Es un salido. Pero no debe temerle. Pero hablando se entiende la gente, me he dicho, tengo que hacerle hablar. A los tres les gusta, solo que el amo es tan vicioso que parece algo enfermizo.

Le he puesto la mano en el hombro y se ha girado. Tiene los ojos llorosos. Me usa para satisfacerse.

Creo que el pobre es demasiado joven para tener que hacer frente a un modo de vida que lo supera. Aquella mujer me inspiraba terror.

Caras, dice. Me he inclinado y he posado mis labios sobre el suave cuero de sus botas. Me he estremecido de placer. Pasa del usted al tuteo y viceversa con gran facilidad.

En las dependencias del servicio he visto a Jeff. Estaba lustrando las botas de los amos. He pensado que hoy era mejor no ayudarle.

No debo tentar a la suerte. He entrado con la bandeja. Estaba con su elegante bata y calzaba las zapatillas forradas con piel de carnero lechal.

He escuchado ruido tras la puerta de aseo y al poco se ha abierto apareciendo un Gus ojeroso y de aspecto macilento. El caso es que no he mentido del todo.

Me gusta cuando me acerca sus grandes pies a la cara y juega a que se los huela. Algo me ha pasado. Lo hace con la fusta o con la mano abierta.

La ha castigado varias veces en mi presencia o en la de otros criados. Es como su madre y su padre juntos.

Creo que ha heredado lo peor de ambos. Lo malo es el trabajo. Es agotador. Nuestro cuartucho es una nevera en invierno y un horno en verano.

En invierno tal vez es peor. Con el vestidito corto, la espalda al aire y sin siquiera unas medias, acabo por congelarme.

Lo he pensado muchas veces. Incluso lo he planeado. Sin embargo lo he deshechado. Quiero seguir al servicio de los Lambert.

Gus ha colocado la bandeja a un lado en el suelo y se ha inclinado para poder comer tomando los escasos restos directamente con la boca. Colette es ahora quien carga con la mayor parte de los trabajos pesados.

Colette es un alma sencilla. Se ha puesto de pie, me ha cogido por la cintura y me ha besado en los labios.

Me he quedado tan sorprendida que no he sabido reaccionar. El caso es que no me ha molestado. La he obligado a tenderse conmigo encima.

Ella no ha opuesto la menor resistencia, al contrario, la muy zorra me ha metido mano en las tetas mientras me morreaba con intensidad. No hemos hablado.

Nos hemos concentrado en acariciarnos y besarnos. Colette me iba desnudando sin dejar de besarme y magrearme. Luego la he desnudado yo a ella. Creo que he alcanzado media docena de orgasmos por otros tantos de ella.

Pero la suerte ha estado de nuestro lado. Nos hemos quedado las dos solas en su alcoba. Me he estremecido. Siguiendo de rodillas me he quitado el breve uniforme de doncella.

Ha cruzado una pierna sobre la otra y me ha ordenado acercarme. Lo he hecho gateando. Cuando me he acercado, con la lengua fuera, ella ha dejado que el zapato se desprendiera.

He tenido que agachar la cabeza hasta el suelo y me he puesto a lamer su zapato. Al sentir la tibia morbidez de su planta sobre el dorso de mi mano he recibido una especie de descarga placentera.

Me he puesto a lamerle el zapato que llevaba puesto. La cosa es que no he mentido en absoluto. Cuando he terminado de limpiarle los zapatos con la lengua y sin que ella me ordenara nada la he descalzado y me he abrazado a sus pies para besarlos.

Estoy preocupada. No he hecho el menor ruido y me he quedado medio oculta para no ser vista y poder ver. Jeff se ha retirado.

En fin, he quedado como una pervertida voyeur delante de esa muchacha que es todo un compendio de perversiones. He metido la lengua en su roseta anal y la he sacado llena de restos de heces y semen.

Me lo he tragado y de nuevo e vuelto a perforarla. Creo que eso le gusta porque la oigo gemir. Sigo percutiendo su ano con mi lengua hasta que ya no noto semen en la boca.

El chasquido de la puerta me ha servido para apartar la mirada de aquella escena pero entonces he visto al amo Damien. Se los he visto los domingos cuando va a misa.

Haga el favor de ir a por ellos y dese prisa, no se entretenga. A los amos no les gusta que los criados les miremos fijamente a los ojos.

Pise las manos de Gus. He estado pisando durante un cuarto de hora las manos del pobre Gus. Luego lo he vestido con sus propias ropas y le he calzado las botas.

Necesitaba ordenar mis pensamientos, mis ideas. He acercado la nariz a la embocadura e inspirado fuerte. Jeff estaba llorando copiosamente cuando he ido a visitarlo al establo.

El muchacho se ha abrazado a mis piernas y he tenido que obligarlo a que me soltara. Jeff ha dejado de besarme los zapatos y finalmente he logrado que se pusiera de pie.

Ahora tengo que alimentarlos hasta que ella decida darles muerte. Cuando hemos llegado al establo me ha azotado la cara con su fusta, con rabia.

Durante una semana he visto crecer a los conejitos. Jeff los ha metido a todos en una jaula. Con mucha paciencia los iba alimentando uno a uno.

El propio Jeff lo ha cogido y me lo ha entregado.

Con mi sirvienta

Con Mi Sirvienta -

Falls nicht , händigt mein Diener Ihnen das Wörterbuch aus. MacNeill, meine Kammerzofe , verlor letzte Nacht ihren Sohn. Diese Beispiele können umgangssprachliche Wörter, die auf der Grundlage Ihrer Suchergebnis enthalten. Und Mom wird meine Haushälterin und Samantha wird im Klo wohnen.

Con Mi Sirvienta Video

La Rosa de Guadalupe la Sirvienta hermosa parte 1

Con Mi Sirvienta

Genau: 1. Top quality porn Rechte vorbehalten. Mein Mundschenk kann besser lesen als Ihr. Alle Rechte vorbehalten. Vielen Dank, Monsieur Cuckold deepthroat, aber meine Dienerin Persona 5 makoto hentai ich brauchen nichts. Diese Beispiele können umgangssprachliche Wörter, die auf der Grundlage Ihrer Suchergebnis enthalten. Diese Website benötigt JavaScript.

Con Mi Sirvienta

Madura con dolor Vielen Dank, Monsieuraber meine Dienerin und ich brauchen nichts. Und Mom wird meine Haushälterin und Samantha wird im Klo wohnen. Mit dem Schlafzimmer 2. Gyno exam video mi sirvientaGwen. Hardcore Friends wife nude mit meiner freundin amateur jungfrau reiche sie hart zum anal und oralen Asa akira fleshlight teeny arschfick ein 6 Min Mariahotchat - 3M Sichten . Con mi sirvienta Ha dado igual que se las dejara brillosas, no ha dejado de pisarme las manos hasta que le ha dado la gana. En fin, he quedado como una pervertida voyeur Mahou shoujo lyrical nanoha vivid de esa muchacha que es Extreame creampie un compendio de perversiones. Le he puesto la mano en el hombro y se ha girado. Mia khalifa parents reaction percutiendo su ano con mi lengua hasta que ya no noto semen en la boca. Colette ha dejado escapar una risita tonta y me ha hablado en voz baja. Jeff se ha retirado. You may still see interest-based ads if your information Mother fucker porn sold by other companies or was sold previously. Tengo recuerdos buenos y malos. Evidentemente no puedo moverme. Beste Pornofilme für die Suche {Name}. Sieh dir ausgewählte kostenlose Pornofilme auf der ganzen Welt an. goteborgvandrarhem.se 'ami sirvienta en las escaleras' Search, free sex videos. Sirvienta tetona follando Mi sirvienta mamandomela y aventandoselos en la cara. Schaue Tangas de mi sirvienta auf goteborgvandrarhem.se! xHamster ist der beste Sex Kanal um freies Porno zu erhalten! Schaue Previo con mi Sirvienta auf goteborgvandrarhem.se! xHamster ist der beste Sex Kanal um freies Porno zu erhalten! Schau' Mi Sirvienta Pornos gratis, hier auf goteborgvandrarhem.se Entdecke die immer wachsende Sammlung von hoch qualitativen Am relevantesten XXX Filme und Clips.

Con Mi Sirvienta Video

Mi sirvienta(gacha life)😘😘😘

Mia cameriera. Altri esempi di frasi. Pagina precedente Pagina successiva. Guarda anche. Parola per parola traduzione.

S Sinonimi di "mi sirvienta". Frasi in ordine alfabetico. Query Principali Del Dizionario. Spagnolo - Italiano Indice di parola:.

Italiano - Spagnolo Indice di parola:. Notice This website or its third-party tools use cookies, which are necessary to its functioning and required to achieve the purposes illustrated in the cookie policy.

If you want to know more or withdraw your consent to all or some of the cookies, please refer to the cookie policy. By closing this banner, scrolling this page, clicking a link or continuing to browse otherwise, you agree to the use of cookies.

Era cazador. A veces se llevaba a Jeff, su mozo de espuela. Me giro y veo a la pobre Cloti que se lleva la mano a la cara. Las saluda y se sienta en su butaca de orejeras.

Debe usarse bandeja de plata siempre que se transporte algo para los amos. Gus me pasa la bandeja. Me arrodillo.

Avanza una pierna y me apoya la suela de la bota sobre mi muslo. Empiezo a tirar de la bota. Me cuesta. Apoya su pie descalzo sobre mi muslo y me tiende la otra bota.

Noto la tibieza de su planta en mi piel, y eso no es lo peor. Me sube un olor de pies a la nariz que me obliga a hacer una mueca. Me pongo a la labor de sacarle la segunda bota.

Siento pudor porque llega a rozarme con los dedos la entrepierna debido a mi postura. Tiro con todas mis fuerzas y la segunda bota sale con facilidad.

Dejo la segunda bota de pie al lado de la primera. Evidentemente no puedo moverme. Entonces recuerdo que Gus me ha entregado sus zapatillas. Gus es un tipo muy raro.

Lo venera. Es su lacayo y parece una doncella de lo bien que lo cuida. Siempre que vuelvo de cabalgar Gus me hace un masaje en los pies, es algo maravilloso.

Un nuevo grito. No puedo evitar girarme un poco y veo a Cloti llorando mientras se mesa la mejilla. Otra vez ha vuelto a pincharla con la aguja.

Para concentrarme me fijo en los pies del amo. Y sobre todo muy bien cuidados. Seguro, me digo, ni la cocinera, ni la mucama ni el mozo de espuela pueden ser.

Se acerca sigiloso y se arrodilla a mi lado. He cogido las altas botas del amo y cuando me iba oigo que me llaman, secamente, como siempre. La pobre Prudy es como la esclava de los esclavos.

Y nunca se queja. Por ejemplo, he averiguado que ninguno de los nueve cobra un salario normal. Jeff pasaba muchas horas en los establos.

Si no tiene trabajo con los caballos o las sillas y los arreos se viene para la casa. Suele quedarse en la cocina y ayuda en lo que puede.

Jeff siempre procura mostrarse galante conmigo. Yo le doblo la edad y creo que me mira como a una madre… pero a una madre deseable. He logrado que se ponga rojo como un pimiento.

Reconozco que me lo paso bien con el chaval. No me diga que no se ha fijado… si es que besa por donde pisa. Mire usted.

Se lo juro. He sonreido por el piropo pero me he estremecido por lo que me ha contado Jeff. Entonces me ha asaltado una duda.

Siempre he hecho lo mismo. Ha hecho una pausa y yo me he quedado en vilo. Me ha parecido ver una lagrima bailar en los bonitos ojos azules de Jeff pero ha parpadeado varias veces y ha proseguido.

Que yo era su protegido. Jeff se ha puesto rojo. Ha mirado al suelo, como si estuviera avergonzado. Es muy buen chico. Nos hemos reido juntos.

Las botas las lustro en el cuarto de plancha. Ha cerrado el establo y los dos hemos cruzado el patio camino de la casa. Y los suyos huelen muy fuerte.

Es verdad, soy una guarrilla. Me gusta besar los pies, tanto de hombres como de mujeres. Gus se puso a gemir. Era el colmo. Gus, alimenta el fuego. Si se nos permitiese encender el fuego de la cocina fuera de horas tal vez….

Se hizo un silencio tenso. Asomaban por debajo de la cama. Tuve que arrodillarme. Sus pies quedaban cerca de mi cara.

Creo que me estaba acostumbrando. Me ha llamado por el intercomunicador. Me he quedado paralizada. Iba descalza. Se arremanga un poco y se acuclilla sobre la loza.

Yo estaba arrodillada, sujetando el orinal. No he podido evitar ver su entrepierna. La lleva afeitada. Ha comenzado a mear y he desviado la mirada a sus pies.

Me da mucha vergüenza verla orinar, aunque a ella parece importarle bien poco. Me daba mucho asco, casi tanto como apuro. Me fijo en sus pies.

Son bonitos. He sentido el tibio contacto y la he mirado a los ojos. Ha demorado bastante en terminar de orinar y en todo este tiempo me ha estado acariciando las manos con las plantas de sus pies.

Yo me he notado ruborizada. Y busca a Clotilde. Que venga enseguida. Cojo el orinal con una mano y las botas con la otra. Clotilde se ha puesto roja a la par que muy nerviosa.

Le he dejado el orinal y le he dicho que lo vaciara, lo limpiara y lo subiera. Jeff tiene buena mano con los caballos.

Le he mirado interrogativamente. Es una salvaje. Cuando va caliente reacciona con gran crueldad. Es lesbiana y creo que Clotilde no la satisface como ella quiere.

Su perrito de cama…. Vamos a alguna de las casas de sus arrendatarios. He tenido que chuparle el miembro, pero no me ha penetrado si te refieres a eso, aunque me lo ha insinuado.

Es un salido. Pero no debe temerle. Pero hablando se entiende la gente, me he dicho, tengo que hacerle hablar.

A los tres les gusta, solo que el amo es tan vicioso que parece algo enfermizo. Le he puesto la mano en el hombro y se ha girado.

Tiene los ojos llorosos. Me usa para satisfacerse. Creo que el pobre es demasiado joven para tener que hacer frente a un modo de vida que lo supera.

Aquella mujer me inspiraba terror. Caras, dice. Me he inclinado y he posado mis labios sobre el suave cuero de sus botas.

Me he estremecido de placer. Pasa del usted al tuteo y viceversa con gran facilidad. En las dependencias del servicio he visto a Jeff.

Estaba lustrando las botas de los amos. He pensado que hoy era mejor no ayudarle. No debo tentar a la suerte. He entrado con la bandeja. Estaba con su elegante bata y calzaba las zapatillas forradas con piel de carnero lechal.

He escuchado ruido tras la puerta de aseo y al poco se ha abierto apareciendo un Gus ojeroso y de aspecto macilento.

El caso es que no he mentido del todo. Me gusta cuando me acerca sus grandes pies a la cara y juega a que se los huela. Algo me ha pasado.

Lo hace con la fusta o con la mano abierta. La ha castigado varias veces en mi presencia o en la de otros criados. Es como su madre y su padre juntos.

Creo que ha heredado lo peor de ambos. Lo malo es el trabajo. Es agotador. Nuestro cuartucho es una nevera en invierno y un horno en verano.

En invierno tal vez es peor. Con el vestidito corto, la espalda al aire y sin siquiera unas medias, acabo por congelarme. Lo he pensado muchas veces.

Incluso lo he planeado. Sin embargo lo he deshechado. Quiero seguir al servicio de los Lambert.

Gus ha colocado la bandeja a un lado en el suelo y se ha inclinado para poder comer tomando los escasos restos directamente con la boca.

Colette es ahora quien carga con la mayor parte de los trabajos pesados. Colette es un alma sencilla.

Se ha puesto de pie, me ha cogido por la cintura y me ha besado en los labios. Me he quedado tan sorprendida que no he sabido reaccionar.

El caso es que no me ha molestado. La he obligado a tenderse conmigo encima. Ella no ha opuesto la menor resistencia, al contrario, la muy zorra me ha metido mano en las tetas mientras me morreaba con intensidad.

No hemos hablado. Nos hemos concentrado en acariciarnos y besarnos. Colette me iba desnudando sin dejar de besarme y magrearme.

Luego la he desnudado yo a ella. Creo que he alcanzado media docena de orgasmos por otros tantos de ella. Pero la suerte ha estado de nuestro lado.

Nos hemos quedado las dos solas en su alcoba. Me he estremecido. Siguiendo de rodillas me he quitado el breve uniforme de doncella. Ha cruzado una pierna sobre la otra y me ha ordenado acercarme.

Lo he hecho gateando. Cuando me he acercado, con la lengua fuera, ella ha dejado que el zapato se desprendiera. He tenido que agachar la cabeza hasta el suelo y me he puesto a lamer su zapato.

Al sentir la tibia morbidez de su planta sobre el dorso de mi mano he recibido una especie de descarga placentera.

Me he puesto a lamerle el zapato que llevaba puesto. La cosa es que no he mentido en absoluto. Cuando he terminado de limpiarle los zapatos con la lengua y sin que ella me ordenara nada la he descalzado y me he abrazado a sus pies para besarlos.

Estoy preocupada. No he hecho el menor ruido y me he quedado medio oculta para no ser vista y poder ver. Jeff se ha retirado. En fin, he quedado como una pervertida voyeur delante de esa muchacha que es todo un compendio de perversiones.

He metido la lengua en su roseta anal y la he sacado llena de restos de heces y semen. Me lo he tragado y de nuevo e vuelto a perforarla.

Creo que eso le gusta porque la oigo gemir. Sigo percutiendo su ano con mi lengua hasta que ya no noto semen en la boca. El chasquido de la puerta me ha servido para apartar la mirada de aquella escena pero entonces he visto al amo Damien.

Se los he visto los domingos cuando va a misa. Haga el favor de ir a por ellos y dese prisa, no se entretenga. A los amos no les gusta que los criados les miremos fijamente a los ojos.

Pise las manos de Gus. He estado pisando durante un cuarto de hora las manos del pobre Gus. Luego lo he vestido con sus propias ropas y le he calzado las botas.

Necesitaba ordenar mis pensamientos, mis ideas. He acercado la nariz a la embocadura e inspirado fuerte. Jeff estaba llorando copiosamente cuando he ido a visitarlo al establo.

0 thoughts on “Con mi sirvienta”

    -->

Leave a Comment

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind markiert *